lunes, 9 de octubre de 2017

Las consecuencias de la insensatez

Este domingo todos los demócratas hemos tenido la oportunidad de salir a la calle para defender la unidad de España. Una semana después del 1-O hemos podido comprobar las primeras consecuencias de la insensatez de Puigdemont y de todo el Gobierno de la Generalitat. No hay ninguna justificación para una declaración de independencia y es que, además, no va a producirse. El Gobierno, con el Presidente Mariano Rajoy al frente, seguirá velando para que se cumpla la Ley y se respeten la Constitución, los derechos y las libertades de todos los españoles. El Gobierno no va a negociar ninguna ilegalidad, no va a aceptar ningún chantaje. La negociación en democracia solo tiene un camino, el camino de la Ley. Lo ha dicho el Rey y lo ha reiterado Mariano Rajoy. Nuestro presidente es consciente de lo que está en juego y de la preocupación de toda la sociedad española, y estoy seguro de que hará lo que sea conveniente en cada momento, como ha hecho estos años atrás cuando España atravesaba la peor crisis económica. Ahora lo importante es actuar con prudencia y tranquilidad, pero con firmeza. No se puede dialogar con aquellos que se mantienen fuera de la Ley y que quieren, a toda costa, romper España. Todo el mundo está pidiendo una rectificación al presidente de la Generalitat, pero Puigdemont se empeña en hacer oídos sordos al clamor popular y ha decidido obviar las nefastas consecuencias que ya está provocando su deriva independentista. La biofarmacéutica Oryzon ha sido la primera en abandonar Cataluña y han seguido su ejemplo el Banco Sabadell, CaixaBank, Gas Natural y Eurona, entre otras muchas, sin contar las que lo están estudiando. Lo hacen para proteger sus negocios y a sus clientes y los mercados ya han premiado su decisión con fuertes subidas en bolsa. El Gobierno acaba de aprobar un decreto para facilitar el cambio de domicilio social de las compañías y evitar males mayores para la economía. A cada llamada a la sensatez Puigdemont responde con un desplante. Le pedimos que ponga fin más pronto que tarde a este sinsentido, que vuelva a la senda de la legalidad y que asuma que cada vez cuenta con menos apoyo social. Cuanto más dure esta deriva radical más profunda será la brecha que provocará en la sociedad catalana y en la española.  

As consecuencias da insensatez

Este domingo todos os demócratas tivemos a oportunidade de saír á rúa para defender a unidade de España. Unha semana despois do 1-O xa puidemos comprobar as primeiras consecuencias da insensatez de Puigdemont e de todo o Goberno da Generalitat. Non hai ningunha xustificación para una declaración de independencia e é que, ademais, non se vai producir. O Goberno, co Presidente Mariano Rajoy á fronte, seguirá velando para que se cumpra a Lei e se respecten a Constitución, os dereitos e as liberdades de todos os españois. O Goberno non vai negociar ningunha ilegalidade, non vai aceptar ningunha chantaxe. A negociación en democracia só ten un camiño, o camiño da Lei. Díxoo o Rei e reiterouno Mariano Rajoy. O noso presidente é consciente do que está en xogo e da preocupación de toda a sociedade española, e estou seguro de que fará o que sexa conveniente en cada momento, como xa fixo estes anos atrás cando España atravesaba a peor crise económica. Agora o importante é actuar con prudencia e tranquilidade, pero con firmeza. Non se pode dialogar con aqueles que se manteñen fóra da Lei e que queren, a toda costa, romper España. Todo o mundo está pedindo unha rectificación ao presidente da Generalitat, pero Puigdemont empéñase en facer oídos xordos ao clamor popular e decidiu obviar as nefastas consecuencias que xa está provocando a súa deriva independentista. A biofarmacéutica Oryzon foi a primeira en abandonar Cataluña e seguiron o seu exemplo Banco Sabadell, CaixaBank, Gas Natural e Eurona, entre outras moitas, sen contar as que o están estudando. Fano para protexer os seus negocios e aos seus clientes, e os mercados xa premiaron a súa decisión con fortes subidas en bolsa. O Goberno acaba de aprobar un decreto para facilitar o cambio de domicilio social das compañías e evitar males maiores para a economía. A cada chamada á sensatez, Puigdemont responde cun desplante. Pedímoslle que poña fin máis pronto que tarde a este sen sentido, que volva á senda da legalidade e que asuma que cada vez conta con menos apoio social. Canto máis dure esta deriva radical máis profunda será a brecha que provocará na sociedade catalá e na española.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Legalidad, convivencia y democracia

Qué nadie nos haga creer lo contrario, lo que está sucediendo en Cataluña tiene unos responsables directos, los independentistas que se saltan la Ley; que trasgreden las normas que rigen y salvaguardan nuestro Estado Derecho, nuestra Constitución y el Estatuto de Autonomía de Cataluña y que, además, lo hacen bajo la excusa de defender la democracia. En los últimos días la justicia ha actuado para desmontar la celebración de un referéndum ilegal. Tengo que alzar la voz en reconocimiento a la acción de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Estado y de todas las personas que están haciendo cumplir la Ley. El Gobierno, con Mariano Rajoy al frente, está actuando conforme a sus obligaciones y sigue siendo la mejor garantía de la convivencia pacífica y la defensa del Estado de Derecho. Es fundamental que en una democracia las autoridades públicas respeten la Ley y Puigdemont ha decidido agredir y transgredir el orden constitucional. Ante esto, la respuesta del Ejecutivo y el Poder Judicial ha sido impecable, proporcionada y firme. Y seguirá siéndolo frente a todos aquellos que intenten sembrar el caos y la discordia. El proyecto separatista pretende usurpar los derechos democráticos de los ciudadanos. La autodeterminación no está prevista en ninguna Constitución y el derecho a decidir que propone la Generalitat encubre la autodeterminación. Cada día se hace más evidente que el referéndum no va a celebrarse. Y, ante esta situación sin salida, la Generalitat y los partidos radicales que la apoyan, han intensificado sus provocaciones y su desprecio a la Ley. Buscan una respuesta desproporcionada y apelan al victimismo para seguir en su senda separatista. Frente a los que quieren traspasar la Ley; a los que atentan contra nuestro Estado de Derecho y arengan a las masas a salir a la calle a perturbar la armonía, se sitúan el Gobierno, el Partido Popular con el apoyo de PSOE y C´s y todos los demócratas que respetamos la Ley y creemos en la justicia. Qué no intenten engañarnos, esta es la mayor de las falacias a la que todos los españoles nos hemos enfrentado en muchos años. Cataluña es una parte esencial de España y debe seguir siéndolo. Y para garantizarlo el Gobierno seguirá actuando con mesura y contundencia. Legalidad, convivencia y democracia constituyen los límites que no se puede traspasar.

Legalidade, convivencia e democracia

Que ninguén nos faga crer o contrario, o que está sucedendo en Cataluña ten uns responsables directos, os independentistas que saltan a Lei; que transgreden as normas que rexen e salvagardan o noso Estado de Dereito e que, ademais, fano baixo a escusa de defender a democracia. Nos últimos días a xustiza actuou para desmontar a celebración dun referendo ilegal. Teño que alzar a voz en recoñecemento á acción das Forzas e Corpos de Seguridade do Estado y de todas as persoas que están facendo cumprir a Lei. O Goberno, con Mariano Rajoy á fronte, está actuando conforme ás súas obrigas e segue sendo a mellor garantía da convivencia pacífica e a defensa do Estado de Dereito. É fundamental que nunha democracia as autoridades públicas respecten a Lei e Puigdemont decidiu agredir e transgredir o orde constitucional. Ante isto, a resposta do Executivo e o Poder Xudicial foi impecable, proporcionada e firme. E seguirá séndoo fronte a todos aqueles que intenten fomentar o caos e a discordia. O proxecto separatista pretende usurpar os dereitos democráticos dos cidadáns. A autodeterminación non está prevista en ningunha Constitución e o dereito a decidir que propón a Generalitat encubre a autodeterminación. Cada día faise máis evidente que o referendo non pode celebrarse. E, ante esta situación sen saída, a Generalitat e os partidos radicais que a apoian, intensificaron as súas provocacións e o seu desprezo á Lei. Buscan unha resposta desproporcionada e apelan ao vitimismo para seguir na súa senda separatista. Fronte aos que queren traspasar a Lei; aos que atentan contra o noso Estado de Dereito e arengan ás masas a saír á rúa a perturbar la harmonía, sitúanse o Goberno, o Partido Popular co apoio de PSOE y C´s e todos os demócratas que respectamos la Lei e cremos na xustiza. Que non intenten enganarnos, esta é a maior das falacias á que nos enfrontamos todos os españoles en moitos anos. Cataluña é unha parte esencial de España e debe seguir séndoo. E para garantilo o Goberno seguirá actuando con mesura e contundencia. Legalidade, convivencia e democracia constitúen os límites que non se poden traspasar.

martes, 12 de septiembre de 2017

Golpe a la democracia

Estos últimos días los independentistas extremistas catalanes, en su intento de liquidar las instituciones, nos han obligado a asistir a un espectáculo bochornoso programado en varias funciones. Lo sucedido es un golpe a la democracia, un atentado al Estado de derecho, un ataque al sistema. Hay dirigentes que, desde el principio, han optado por rechazar el diálogo y situarse al margen de la ley. La Presidenta del Parlament de Cataluña y la propia Generalitat, las primeras obligadas a acatar la legislación, son las que han cruzado la línea roja y el Gobierno, como no podía ser de otra forma, ha tenido que actuar para garantizar la unidad de España. Reitero las palabras de nuestro Presidente, Mariano Rajoy, quien ha asegurado públicamente que esta consulta “chapucera e ilegal” no se va a celebrar. España no va a renunciar a ser un Estado de Derecho; tenemos mecanismos de sobra para defendernos de los enemigos de la convivencia. Los independentistas no pueden menospreciar la fuerza de los cuarenta años de democracia española. Rajoy seguirá actuando con responsabilidad, la responsabilidad política que los ciudadanos le otorgaron democráticamente en las urnas. Sus actuaciones son la garantía de la unidad de nuestro país y la convivencia por eso desde aquí les pido a todos los partidos constitucionalistas que mantengan su apoyo sin fisuras al Gobierno, porque se trata simplemente de cumplir con la Carta Magna. El Tribunal Constitucional ha suspendido la ley del referéndum y ha advertido a los alcaldes catalanes y cargos de la Generalitat de que no colaboren con el 1-O. Si el Parlamento o el Gobierno Catalán desoyen al TC y deciden continuar con sus ansias independentistas, en cualquiera que sea su manifestación, el Ejecutivo actuará, igual que lo ha hecho hasta ahora, con mesura y contundencia. Que nadie se olvide de que sin ley no hay democracia. Ahora mismo son muchos los funcionarios y ciudadanos de Cataluña que se encuentran chantajeados; aprovecho para recordarles que nadie puede obligar a nadie a hacer nada ilegal, porque la ley los protege. El Parlamento catalán ha sido un ejemplo claro de insumisión y rebeldía. Es la soberanía nacional lo que está en juego, nuestra democracia y nuestros valores. Desde aquí les pido a los que no quieran seguir las reglas de juego que abandonen el tablero.

Golpe á democracia

Estes últimos días os independentistas extremistas cataláns, no seu intento de liquidar as institucións, obrigáronnos a asistir a un espectáculo vergoñento programado en varias funcións. O acontecido é un golpe á democracia, un atentado ao Estado de Dereito e un ataque ao sistema. Hai dirixentes que, desde o principio, optaron por rexeitar o diálogo e situarse á marxe da lei. A Presidenta do Parlament de Cataluña e a propia Generalitat, as primeiras obrigadas a acatar a lexislación, son as que cruzaron a liña vermella e o Goberno, como non podía ser doutra forma, tivo que actuar para garantir a unidade de España. Reitero as palabras do noso Presidente, Mariano Rajoy, quen asegurou publicamente que esta consulta “chapuceira e ilegal” non se vai celebrar. España non vai renunciar a ser un Estado de Dereito; temos mecanismos de sobra para defendernos dos inimigos da convivencia. Os independentistas non poden menosprezar a forza dos corenta anos de democracia española. Rajoy seguirá actuando con responsabilidade, a responsabilidade política que os cidadáns lle outorgaron democraticamente nas urnas. As súas actuacións son a garantía da unidade do noso país e da convivencia; por iso, pídolles a todos os partidos constitucionalistas que manteñan o seu apoio sen fisuras ao Goberno, porque se trata simplemente de cumprir coa Carta Magna. O Tribunal Constitucional suspendeu a lei do referendo e advertiu aos alcaldes cataláns e aos cargos da Generalitat de que non colaboren co 1-O. Se o Parlamento e o Goberno catalán desoen ao TC e deciden continuar coas súas ansias independentistas, en calquera que sexa a súa manifestación, o Executivo actuará, igual que o fixo ata agora, con mesura e contundencia. Que ninguén se esqueza de que sen lei non hai democracia. Agora mesmo son moitos os funcionarios e cidadáns de Cataluña que se encontran chantaxeados; aproveito para lembrarlles que ninguén pode obrigar a ninguén a facer nada ilegal, porque a lei protéxeos. O Parlamento catalán foi un exemplo claro de insumisión e rebeldía. É a soberanía nacional a que está en entredito, así como a nosa democracia e os nosos valores. Desde aquí pídolles aos que non queiran seguir as regras do xogo que abandonen o taboleiro.  

martes, 1 de agosto de 2017

EPA histórica

Hoy puedo comenzar este artículo diciendo que me siento orgulloso de todos los españoles y de nuestro Gobierno. Además, esperanzado, porque los últimos datos de la EPA transmiten optimismo y esperanza. Optimismo por todos aquellos que han abandonado las listas del paro y esperanza por los que todavía no han conseguido un empleo, pero estoy seguro que en los próximos meses podrán tenerlo y mejorar su calidad de vida. En el segundo trimestre de 2017 el paro ha bajado en 340.700 personas, lo que supone un record histórico. Por primera vez desde el año 2008 el paro ha bajado de los cuatro millones, lo que confirma que las medidas adoptadas estos años por el Gobierno de Mariano Rajoy eran las adecuadas para recuperar el empleo perdido durante la crisis y que los esfuerzos de todos los españoles han merecido la pena. Estas reformas son las mismas que PSOE y Podemos insisten en derogar día tras día; sus posiciones partidistas no les permiten ver la realidad: los datos son objetivos y demuestran que las políticas del PP han sido las adecuadas para impulsar la creación de empleo. Desde aquí les invito a dejar de lado la demagogia y caminar junto al Partido Popular para seguir mejorando el bienestar de las personas. El dinamismo de la economía española es indiscutible y no hay duda de que el empleo ha venido para quedarse. Desde el PP, con ayuda de la oposición o sin ella, seguiremos trabajando para que todas las personas tengan empleo porque, como ha dicho la ministra Fátima Báñez, “no hay nada más social que el empleo”. Me siento también satisfecho de poder decir que tanto Galicia, como mi provincia, Lugo, se unen a esta senda de creación de empleo. Hoy, más que ayer, estamos en disposición de decir que el objetivo fijado por Mariano Rajoy de conseguir 20 millones de empleados en 2020 es real y está cada vez más cerca. Cuando llegamos al Gobierno la situación era crítica y hemos conseguido, con la ayuda de los españoles, darle un giro de 180 grados. La aprobación de Techo de Gasto para 2018, unido a la aprobación de los Presupuestos generales del Estado para el 2017, garantizan las políticas de crecimiento económico y creación de empleo. Mantendremos el rumbo marcado y trabajaremos duro para conseguir esos 20 millones de empleados.